Historia

Historia

EN LAS CRÓNICAS de Puerto Rico, se menciona la presencia de ingenieros de azúcar en las arcas de San Germán y el Toa, para los años 1934-1941. Es ahí donde nace lo que es hoy día el ingeniero químico de Puerto Rico. Para los años 40, la industria azucarera local comienza a decaer, mientras van tomando auge las de ron, cemento, cartón corrugado, cristal, y ya en la década de los 50 la del petróleo. Desde entonces, y hasta el presente, ha evolucionado a otros campos que han tomado marcada importancia como la salud y seguridad en el área de trabajo, la protección del ambiente, la manufactura de productos para la informática - como lo son los compuestos de cerámicas y metales preciosos, y muchos otros, pero predominantemente el farmacéutico. Como era de esperarse, la profesión del ingeniero se va adaptando a la demanda de nuevos conocimientos.

Para los años 40, los ingenieros químicos generalmente pertenecían al Colegio de Químicos de Puerto Rico. De hecho, su primer presidente lo fue el Ing. Juan A. Bonnet Benítez, PhD, padre del también ingeniero químico Juan A. Bonnet, Jr, PhD, quien presidió el actual Instituto de Ingenieros Químicos en años más recientes. El sábado, 28 de noviembre de 1959, en asamblea constituyente en el Hotel La Concha y bajo el liderato del entonces Jefe del Departamento de Ingeniería Química del CAAM, el Ing. Rafael Muñoz Candelario, se formó el Instituto de Ingenieros Químicos de Puerto Rico.

La primera década del Instituto fue una de muchos retos y actividad que proyectó al Instituto, no solo en la comunidad académica y profesional de la Isla y Estados Unidos, sino internacionalmente. Aquel valiente equipo de profesionales le dio forma a la entidad altamente dinámica que es hoy día. Es un gran privilegio contar con muchos de ellos al comienzo del siglo 21.

La década de los 70 es otra de grandes cambios para nuestra profesión. La industria farmacéutica surge como líder imponiendo nuevos retos en la enseñanza y la práctica de la ingeniería química, como también nos impuso la extraordinaria actividad de protección del ambiente generada en esa época. Fue a principios de esa década que el Instituto decide integrarse al entonces Colegio de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores de Puerto Rico, y se constituyó en lo que es hoy día el Instituto de Ingenieros Químicos del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico, IIQ-CIAPR.

El IIQ-CIAPR del presente siglo es una entidad líder que le hace honor a la gran iniciativa de sus fundadores y se traza metas ambiciosas. Le corresponde la difícil tarea de afianzar las bases del profesional del nuevo milenio. Para ello, ha hecho estrecha alianza con la comunidad académica, industrial e institucional local y está abriendo nuevas brechas de contacto profesional con la comunidad internacional, muy en especial los continentes americanos. Como parte de esa iniciativa, el IIQ-CIAPR celebra periódicamente congresos de Ingeniería Química en los que interactuamos con los colegas de nuestro continente y del resto del globo. Estos eventos no solo exponen la competencia profesional del ingeniero químico puertorriqueño al mundo, sino el liderazgo de este país, pequeño en territorio, pero grande como el que más en hechos.

Habiendo expuesto en forma breve el origen de la ingeniería química en Puerto Rico y la historia del IIQ-CIAPR, no estaríamos completos si no explicáramos, al menos en forma compacta, lo que envuelve esa disciplina, que por su nombre tiende a confundirse muy frecuentemente.

NUESTRAS ESPECIALIDADES

El estudiante de ingeniería química toma cursos especializados como: Balances de Masa y Energía, Cinética de Procesos (o la dinámica de las reacciones químicas), Transferencia de Masa y Energía, Control de Procesos y otros que se refieren a la combinación exacta de los materiales y energía envueltos en la transformación química y/o física de los elementos y compuestos que nos rodean para convertirlos a unos de mayor utilidad y deseabilidad para el servicio de la humanidad. El estudiante toma además, cursos comunes a otras disciplinas de la ingeniería, como lo son: la electricidad, mecánica, termodinámica, dinámica de fluidos, ciencias de materiales, transferencia de calor y utilización de computadoras, entre otras. Todo esto en adición a prácticamente un bachillerato en química. Es por esa rigurosa preparación que no es casualidad la versatilidad del ingeniero químico.

Encontramos ingenieros químicos en prácticamente cualquier tipo de actividad industrial, agencias de reglamentación, ventas, educación, cuidado de salud, y en muchas funciones, siendo la industria de manufactura el área de mayor incumbencia. En esta área se desempeña en diseño, gerencia y construcción de proyectos, operación de procesos, administración, salud y seguridad en el trabajo, protección ambiental, y muchas otras funciones y en casi todo tipo de empresas. El IIQPR, que comenzó hace ya más de cincuenta años con 43 miembros, hoy cuenta con casi 900, revalidados y colegiados. De estos aproximadamente la mitad estamos licenciados como Ingenieros Profesionales, lo cual nos faculta por ley para ejercer nuestra profesión en todo su alcance, tanto en Puerto Rico, como en todos aquellos estados (EU) con los que tenemos reciprocidad. La otra mitad de nuestra matrícula son los Ingenieros en Entrenamiento, quienes han tomado y aprobado la parte Fundamental de la reválida y el Departamento de Estado les ha otorgado una licencia interina (EIT) la cual los faculta para el desempeño profesional supervisado por ingenieros profesionales.